NutriRecetas

Kitchen Pro

Recomendadas por nuestro

equipo de nutricionistas

 60′ 4

POLLO ORIENTAL AL VAPOR

INGREDIENTES:

– 800 g pechuga de pollo en cubos (sin marinar preferiblemente)
– 100 ml jugo de mandarinas o naranja
– 100 g zanahoria trozada
– 100 g cebollín trozado
– 30 ml miel
– 30 ml salsa de soya light
– 20 g maicena (disuelta en agua)
– 5 g jengibre rallado
– 5 g ralladura de mandarina o naranja
– 1 ajo picado fino
– Sal de mar
– Pimienta

PREPARACIÓN:

1. En un bol coloque las pechugas de pollo (salpimentadas) con los todos ingredientes a excepción del cebollín, zanahoria y maicena. Deje adobando (reposando) en el refrigerador durante 2 horas.
2. Incorpore 1.5 litros de agua fría al vaso e inserte la vaporera.
3. Coloque el papel aluminio en la bandeja de la vaporera y sobre éste añada el pollo y su jugo. Agregue el cebollín y la zanahoria. Programe.
T: 45-50 min. T: ST V: 1
4. Coloque sólo el pollo en una budinera. Elimine el agua del vaso y  dentro de éste incorpore la mezcla sobrante (jugo y verduras). Programe
T: 20 seg V: 5 a 8 progresiva
5. Agregue por el bocal la maicena disuelta y programe sin reinsertar el vasito medidor.
T: 6 min T: ST V: 2.
6. Vierta la salsa sobre el pollo.

NOTA:

– Puede decorar con cebollín picado y sésamo.
– Acompáñelo con 1 taza de arroz integral o tallarines integrales.
– Recuerde que lleva soya, evite la sal.
– Si prefiere evitar el azúcar de la miel, puede cambiarla por endulzantes como tagatosa o stevia.

DATO NUTRICIONAL:

La pechuga de pollo es una buena opción para todo tipo de personas, sobre todo para aquellas con planes de bajar de peso. Es un corte bajo en grasas y con un buen aporte de proteínas, que ayuda al adecuado funcionamiento del organismo y a dar estructura a la masa muscular. Para esto es importante acompañarlo con carbohidratos como arroz o tallarines y así permitir que las proteínas se usen como estructura y no como fuente de energía.
Por otro lado tenemos al jengibre, una raíz que aporta un leve y particular sabor picante a las preparaciones y que es típico en la cocina oriental. A éste se le atribuyen propiedades antinflamatorias, mejora del perfil lipídico y la glicemia, además de ayudar a calmar las náuseas y vómitos durante el embarazo, pero los estudios aún no son claros, sin embargo, el futuro parece traer buenos resultados.
Este plato es apto para celiacos, personas con el colesterol alto, deportistas y público en general. Es perfecto como plato de fondo acompañado de arroz o tallarines integrales y por supuesto de una buena ensalada, así logramos un almuerzo equilibrado y muy nutritivo.

Por Francisca Vergara del Real, Nutricionista.

Sin Comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.